Domingo, 01 de diciembre de 2013

Para alguien como yo con vocación de caminante, correcaminos de la vida, senderista de vieja trayectoria, resulta cotidiano y nada extraño el encuentro con la basura. Ciudades, campos, montes, mares, playas, calles, carreteras, caminos, senderos, veredas y cualquier rincón donde previamente haya pasado el hombre, están colmatados de basuras. Plásticos, latas, papeles, envases, discos, objetos de la más diversa índole y hasta electrodomésticos y tazas de wc, se amontonan por doquier. 

Y este no es sino el resultado de nuestro escaso civismo, de nuestra preocupante falta de educación, de nuestra nula conciencia ecológica. Personas que presumen de limpias y de tener su casa como los chorros del oro, en cuanto salen de su portal les vemos arrojar a la vía pública sin ningún pudor. 

Estoy convencido que son estas personas, precisamente, quienes no conformándose con esta basura real, se convierten a si mismos en basura. Así quienes dirigen la economía en las grandes esferas, políticos y banqueros que se han enriquecido personalmente al tiempo que provocado esta interminable y agónica crisis que ha sumido a tantas familias en la pobreza real, negando el derecho al trabajo a millones de personas, son en si mismo basura. Y basura son las nuevas leyes que destrozan los derechos de los trabajadores, basura son los contratos laborales que se están firmando actualmente, con sueldos de miseria, basura las condiciones de los préstamos. Basura son los presupuestos que se olvidan de las atenciones sociales, que recortan en sanidad y educación para invertir en faraónicas obras públicas o en televisiones al servicio de poder de turno. 

Y basura son también quienes emplean la violencia en cualquiera de sus formas, quienes manejan las guerras, quienes ponen armas en manos de niños soldado, quienes maltratan en familia a mujeres y niños. Basura quienes realizan trata de personas, basura los violadores, los pederastas, los racistas, los ........ 

Entre tanta basura, me pregunto, ¿No seremos también basura quienes con nuestra pasividad toleramos este estado de cosas?

Como contrapunto termino con una nota de humor: Arthur, hijo menor de Groucho le espeta: "Papá, el hombre de la basura está aquí". A lo que él responde: "Dile que hoy no queremos"


Publicado por corremundos @ 19:27
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios

Muy bonito texto amigo , te hace pensar y reflexionar...

Vamos pasando por la vida, y quizás podríamos haber hecho mas...

Un saludo cielo y un besoBeso

Publicado por violemivi
Jueves, 05 de diciembre de 2013 | 10:35