S?bado, 23 de febrero de 2013

Todavía en trámite parlamentario, el borrador de la nueva Ley de Costas es cuanto menos sospechoso y preocupante. Algo huele mal.

Este nuevo texto legal amnistía durante 75 años más 3.000 chiringuitos y 10.000 viviendas en primera línea de playa, y reduce la servidumbre de protección de 100 a 20 metros, lo que en lugares como las rías es una medida totalmente alejada de la verdadera dinámica de estos ecosistemas.

Llama la atención un curioso concepto para la determinación de la zona de dominio público marítimo-terrestre, que se fijará “hasta donde alcancen las olas en los mayores temporales conocidos a partir de los criterios técnicos que se establezcan”. Según ello, aquí en la Región de Murcia, en el Mar Menor no pasará de 5 mts. y en los acantilados desde Cartagena hasta Águilas será de 0 mts

Otras muchas medidas nos dan la pista sobre la auténtica naturaleza de esta norma: se excluye del dominio público las “dunas artificiales y las dunas muertas”, las industrias contaminantes tan solo necesitarán de un informe ambiental de la correspondiente Comunidad Autónoma para prorrogar la concesión, se otorga una nueva concesión de 35 años a los puertos deportivos, se exime a las salinas e instalaciones de acuicultura de ser terreno público, se distingue entre playas urbanas y playas en espacios protegidos.....

 O sea, esta modificación de la Ley de Costas de 1988, no tiene otra función que defender inconfesables intereses privados frente al interés público, ignora toda la problemática medio-ambiental de la costa y fomenta el desequilibrio de la franja litoral, con un efecto negativo sobre los usuarios de las playas.

Esta es la obra de Cañete.


Publicado por corremundos @ 13:43
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios