Domingo, 06 de junio de 2010

La Franja de Gaza forma parte, con Cisjordania y Jerusalén Este, de los territorios palestinos que Israel ocupó en el curso de la guerra de los “Seis Días” en 1967. Cerca de millón y medio de personas viven en sus escasos 360 km2, lo que constituye una de las densidades de población más elevadas del mundo. Hay que tener en cuenta que dos tercios de su población son refugiados que fueron expulsados de sus tierras en 1948. En estas condiciones hay que entender las dificultades de subsistencia de este pueblo, en el que un 85% vive bajo el umbral de la pobreza. 

Sin embargo esto no puede ser justificante de acciones terroristas. Actuaciones como la de Hezbolá en el Líbano en 2006 o Hamás en Gaza en 2008, lanzando cohetes contra territorio israelí, no pueden en modo alguno ser justificadas. 

Además estas acciones son la “justificación” que el terrorismo de Estado practicado por Israel necesitaba. Es la  política de “acción-reacción” poniendo en práctica el viejo principio judío del “ojo por ojo”. Así en 2008-2009 lanzó sobre Gaza su “Operación Plomo Fundido”, que supone que actualmente el 75%  del territorio esté destruido. Pero es aún peor. Porque Israel impuso un bloqueo a la franja de Gaza, de desastrosas consecuencias para sus habitantes. A la escasez de suministros de alimentos, medicamentos, material sanitario y material de ayuda y reconstrucción que logran superar el paso fronterizo de Karni/Muntar hay que añadir el colapso de las exportaciones de productos palestinos que son perecederos en su mayor parte y se estropean, privando a la población de una fuente esencial de ingresos. 
 Imagen: wordpress.com
Aquella situación que el pueblo judío vivió hace 60 años en el “gueto de Varsovia”, se repite ahora en Gaza con el agravante de que las víctimas se han convertido en verdugos. Pero hemos de tener cuidado con las expresiones. Pues detrás de las acciones del gobierno israelí o de los grupos terroristas palestinos hay unos pueblos, israelí y palestino, que no son responsable de la situación sino sufridores de la misma. Unos pueblos donde viven gentes buenas y malas, sabias e ignorantes, pacíficas y beligerantes, ..... 

La acción de abordaje en aguas internacionales de la llamada “Flotilla de la Libertad” con una decena de muertos en el caso del carguero “Mavi Marmara”, es el último eslabón de una espiral que no lleva a ningún sitio, sino a la desolación y la muerte. 

Hay responsables internacionales que tienen en sus manos poner fin a esta sinrazón. Desde luego EEUU es una pieza fundamental. Este humilde blog, exige desde aquí una solución justa y urgente. Por el bien del ser humano, por el bien de Israel, por el bien de Gaza.


Publicado por corremundos @ 12:43
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios