Domingo, 16 de mayo de 2010
Si una revolución ha caracterizado el siglo XX, esa ha sido, por encima de muchas otras, la de la mujer. Por primera vez en la historia de la humanidad la mujer reclama su derecho de igualdad con el varón en todos los campos de la vida.

Pero digo esto, en función de estos días se conmemoraba el cincuenta aniversario de la comercialización de la píldora anticonceptiva. Y esta, sin duda, fue un hito fundamental para que la mujer pudiese optar a esa igualdad. La píldora anticonceptiva libera la sexualidad femenina de la reproducción, y permite a la mujer planificar su maternidad y acceder de forma más comprometida al mercado laboral.
pildoras anticonceptivas 2010 300x225 Píldora anticonceptiva cumple 50 años en constante polemica  En 1951 Gregory Pincus, investigador de la Universidad Harvard, buscaba idear un método hormonal para remediar la infertilidad. Un año después comparte sus hallazgos en este campo con el médico católico John Rock, quien perseguía un propósito parecido. Su idea era usar la progesterona (una de las hormonas femeninas) para frenar la ovulación durante cuatro meses; se suponía que al retirarla el efecto rebote estimularía la ovulación. Hicieron avances en este campo, sin embargo,no fue ese el descubrimiento más valioso, sino la confirmación de que con este método se evitaban los embarazos. Tras la experimentación con mujeres voluntarias de Puerto Rico, Haití y Ciudad de México, en 1960 la administración norteamericana autoriza la venta del producto denominado Enovid, como anticonceptivo oral.

Solo desde el conservadurismo más radical se ponen objecciones a su aplicación. La contraconcepción o lo que es lo mismo la planificación familiar, devuelve al amor marital su valor en si mismo, y da paso a la paternidad responsable. Los hijos ya no son una parte del sostenimiento familiar al convertirse en mano de obra infantil, sino que reclaman su derecho a una educación integral. La planificación familiar tiene todavía la asignatura pendiente de los paises en vias de desarrollo, donde la pobreza, la corrupción y la fuerte herencia cultural son todavía un grave problema.

Sin embargo el camino de liberación de la mujer es largo y no exento de obstáculos. Problemas como la conciliación de la vida laboral y familiar están por resolver, sobre todo a nivel práctico. Además ahora empezamos a enfrentarnos con  una cuestión social que supone el envejecimiento de la población, por la baja tasa de natalidad. Pero estas son cuestiones que la sociedad habrá de resolver.


Publicado por corremundos @ 12:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios