Viernes, 23 de abril de 2010

Cuando en el verano de 1897 un chico conocido por “Manolico” descubría accidentalmente la Dama de Elche, ponía en valor la obra cumbre de la escultura ibérica, que se halla hoy en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid. El lugar conocido como La Alcudia, es hoy un campo arqueológico de primer orden. Allí estuvo enclavada la ciudad íbera (Helike) y posteriormente la ciudad romana (Illici), que los árabes trasladarían un poco más abajo, junto al cauce del Vinalopó y hoy conocemos como Elche.
Elche. Puente de Altamira 
Con ocasión de disfrutar unos días de vacaciones he visitado Elche, Naturalmente había estado en otras ocasiones, pero siempre para aconteceres concretos, y es la primera vez que visito la ciudad en plan viajero, para patearla y conocerla desde dentro, para disfrutarla en sus monumentos, su gastronomía, su historia, sus parajes, su economía y sobre todo sus gentes.

Elche es conocida como la ciudad de las palmeras. Y es que su Palmeral es el más grande de Europa y ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2000. Su origen lo encontramos durante la dominación árabe, quienes utilizaron un árbol autóctono, la palmera datilera, para mejorar el aprovechamiento de la poca agua disponible para el riego. Las palmeras se plantaron flanqueando las acequias y delimitando los campos de cultivo. De este Palmeral hemos de destacar el llamado “Huerto del Cura”, cuya Palmera Imperial, de ocho brazos es objetivo de todos los fotógrafos.
Elche. Basícica de Santa María  Pero Elche es algo más que palmeras. Toda visita ha de incluir a la Basílica de Santa María (ss. XVII-XVIII) donde se definen distintos estilos. Aquí se representa cada año en el mes de Agosto el conocido “Misteri d`Elx”  último vestigio del teatro religioso medieval, declarado Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad en el año 2001.
Elche. Alcázar También se visita el Alcázar de la Señoría, también conocido como Palacio de Altamira (ss. XII al XVIII), que alberga actualmente el Museo Arqueológico y de Historia de la ciudad. O su Ayuntamiento (ss. XV-XVI) con la Torre del Consell y la cercana Torre de Calendura. Y por supuesto sus Baños Árabes (S. XII) en los sótanos del antiguo Convento de la Merced.

Más allá de sus monumentos contemplamos el Elche actual. Una ciudad dinámica, donde la importantísima industrial del calzado da paso a una ciudad cosmopolita, universitaria, comercial, artística, congresual, museística, deportiva y abierta al visitante. Una ciudad para visitar y de paso degustar su conocido “arrós amb costra” tras el cual endulzamos con las tradicionales dátiles.


Publicado por corremundos @ 20:06
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios