S?bado, 17 de octubre de 2009


A los 3 meses Feto de 12 semanas, en el todos sus órganos trabajan: respira, traga digiere y orina. Ya puede aprender y percibe el ruído. Duerme cuando duerme su madre. En su cabeza aprecen los primeros pelos. Está aprendiendo permanentemente.

Esta tarde ha tenido lugar en Madrid una macro-manifestación, convocada por los sectores tradicionalistas y conservadores, en contra del proyecto de ley que regulará la práctica del aborto en España. 

Antes de nada deberé dejar claro que en mi concepto el aborto, entendido como interrupción voluntaria de la gestación de una vida humana, es un hecho intrínsecamente perverso. Podría aportar un largo pliego de argumentos éticos, filosóficos y científicos. Pero no es de ello de lo que quiero hablar. 

Lo que quiero expresar es que no seré yo quien levante mi mano para lapidar a aquellas mujeres que se ven en la encrucijada de tomar la decisión, siempre difícil y traumática de interrumpir su embarazo. Insisto en que no comparto la ética de su criterio. Pero ante el hecho real de que el aborto se practica dentro de una permisiva conciencia social, la atención social al hecho y su regulación se hace necesaria. 

Está claro que primeramente habríamos de brindar a las mujeres cuantos apoyos necesitan para evitar tomar semejante decisión. Desde una adecuada educación sexual, que les permita  utilizar el método anticonceptivo más apropiado en cada caso, hasta el desarrollo de políticas de apoyo a madres solteras, jóvenes, inmigrantes o de escasos recursos. Es aquí donde se pueden evitar muchas de estas tragedias.

La cuestión más espinosa, en mi opinión radica en que mientras hasta ahora se permitía el aborto ante unas determinadas circunstancias de urgencia social, el nuevo proyecto lo considera como un "derecho de la mujer". Y este es un argumento falaz, que además quiebra aquella vieja  máxima jurídica del Código Civil, "el concebido se tiene por nacido a todos los efectos que le sean favorables" 

Desde el respeto al derecho de cada quien a manifestarse pacíficamente, y la necesidad que tienen estas personas de proclamar sus convicciones y comunicárselas a los responsables políticos, tengo mis dudas de que convocar una macro-manifestación sea la vía más apropiada.

El proyecto de Ley habrá de seguir su propio trámite parlamentario. Tras ello veremos lo que finalmente aprueban las Cortes. Pero las leyes siempre habremos de respetarlas. Vivimos en una sociedad plural y necesitamos respetar todas las opiniones, incluso aquellas que nos repugnan. Aunque también han de respetarse los puntos de vista de quienes consideramos el aborto éticamente inaceptable. Mientras la propia ley contemple el derecho a la objeción de conciencia (no conozco el texto), habrá de ser acatada, aunque siempre se pueda expresar una opinión al respecto. Pero habré de decir que particularmente el plazo de 14 semanas, me parece un auténtico disparate. 

Quienes estamos en contra del aborto, ayudemos a cuantas mujeres en nuestro entorno lo necesiten, para que puedan superar su angustia y lleguen a alumbrar con gozo el más emotivo día para una mujer: el su maternidad


Tags: aborto

Publicado por corremundos @ 21:54
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
totalmente d acuerdo con este tema, ya sabes que desde mi rinconcito hago lo que puedo para informar al mundo y a las madres con embarazos no deseados que el aborto no es una opci?n, que hay opciones para que ese embarazo siga adelante. Si a la Vida
Publicado por Ksoyo
Lunes, 15 de marzo de 2010 | 22:24