Jueves, 17 de septiembre de 2009

Empezaré por decir que me considero ciudadano del mundo, y por tanto en las antípodas de cualquier ideología nacionalista, sea del signo que sea,. Esto no me impide sentirme plenamente cartagenero o español, conceptos que nunca podrán ser excluyentes. 

Con los incidentes que se podían prever, abanderados por el independentismo radical, se celebró el pasado viernes 11 de Septiembre, la “Diada”, o fiesta nacional de Cataluña. A la sombra de esta festividad es buen momento para reflexionar sobre la deriva del nacionalismo catalán en estos albores del siglo XXI. 

Habremos de empezar por decir, que si la génesis de Cataluña parte de la llamada “Marca Hispánica” de Carlomagno, repoblada en buena medida, con gentes llegadas del sur de Francia, y cuyos condados serían finalmente vinculados al Condado de Barcelona, ya tenemos ahí un elemento diferenciador del resto de los territorios peninsulares. 

La  unión dinástica con la corona de Aragón, por los esponsales de Ramón Berenguer IV con Petronila de Aragón el siglo  XII, y la posterior unión dinástica con la corona de Castilla por los esponsales de Fernando II con la reina Isabel de Castilla, no suponen pérdida de identidad para Cataluña, que conserva en todo momento sus instituciones.  Pero si le permite, participar en pie de igualdad en las campañas ultramarinas españolas, iniciando una historia común que se prolonga cinco siglos y medio. 

Con estas sencillas premisas históricas, resulta difícil e incluso absurdo negar la legitimidad del “Som una nació”, al tiempo que también es complicado negar la realidad de la vinculación de Cataluña con el resto del territorio peninsular.  Es cierto que la nefasta política del Conde Duque de Olivares en el siglo XVII y la firma por el rey Felipe V del “Decreto de Nueva Planta” en el XVIII, suponen una dura represión hacia los derechos y las instituciones propias de Cataluña, que no recuperaría hasta el Estatuto de Autonomía de 1932, que se vería interrumpido por el régimen del General Franco., época en la que sin embargo conoce un gran desarrollo económico, que propicia la migración hacia Cataluña de gentes del resto de España, especialmente de Extremadura, Andalucía, Castilla La Nueva o Región de Murcia. 

Con el Estatuto de Autonomía de 1979, Cataluña conoce sus mayores cotas de autogobierno. En la actualidad la reforma de dicho Estatuto, está pendiente de sentencia del Tribunal Constitucional, y esto ha motivado declaraciones radicalizadas de buena clase de la clase política nacionalista e incluso de aquellos que están llamados a poner moderación y cordura como son los socialistas catalanes y el propio presidente de la “Generalitat” José Montilla, cautivo de sus alianzas con ERC y ICV-EUA, para mantenerse en el gobierno. Pero sin duda lo más descerebrado de todo esto lo situamos en ese referendum soberanista celebrado en Arenys de Munt, y que otros municipios regidos por independentistas idean imitar. 

Veo que he escrito mucho y no he dicho ni la cuarta parte de lo que quería decir. Resumiré: en mi opinión lo inteligente para Cataluña es profundizar en su autonomía y autogobierno y olvidar la sinrazón de la aventura independentista. Quizá debiera volver sobre el tema para explicarlo debidamente
Publicado por corremundos @ 10:38
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
hola fernan, me he atrevido a visitar tu blog, ya que nunca he podido, y lo que escribes de catalu?a, me parece correcto, yo me siento catalana, aunque sea charnega, madre cartagenera y padre valenciano pero nacida en barcelona, y opino lo mismo que tu.
Publicado por angela.63
Viernes, 19 de marzo de 2010 | 14:46
hola fernan, y disculpa por mi atrevimiento, pero estoy de acuerdo contigo en el tema de los catalanes y su independencia, montilla esta un poquito fuera de lugar, me siento catalana aunque sea charnega o sea madre cartagenera y padre valenciano,al igual
Publicado por angela.63
Viernes, 19 de marzo de 2010 | 14:49
que lo del idioma en catalan para todos los comerciantes, esto es una locura, la crisis les puede, yo estoy claramente en contra.
Publicado por angela.63
Viernes, 19 de marzo de 2010 | 14:50