Domingo, 05 de abril de 2009

Dice un antiguo refrán español que “la palabra es plata y el silencio es oro”. Pero estamos rodeados de ruido. La televisión, la estridencia de las motos, los equipos de música, la radio, los teléfonos móviles, los gritos, el camión de recogida de basuras, los ruidos de la calle..... Tanto ruido nos roba algo, para mi esencial: la interioridad.

Y necesito del silencio.  En este tiempo de crisis, cuando me siento sobrepasado de trabajo, cuando a mi alrededor noto la violencia, el hambre, la injusticia, la falta de educación, la irresponsabilidad, la corrupción, los malos gobiernos......... Necesito del silencio para meditar, para encontrarme a mi mismo, para hacer poesía, para recordar, para sentir la armonía, para escuchar la música del alma, para escuchar a Dios. Porque, contrariamente a lo que pueda parecer, el silencio está poblado de sonidos, de susurros casi imperceptibles, que en nuestro interior cobran valor.
Atardecer en el rompeolas por dj.aitor / ARFOTO.es ©  Sin duda un buen recurso que yo suelo utilizar para encontrar el silencio es acudir a la naturaleza. Ella nos provee de maravillosos momentos de silencio, adornados por el trinar de pájaros o por el monótono romper de las olas del mar. Por eso he acercado al rompeolas de Curra, aqui en Cartagena, y sentado sobre uno de los grandes bloques, he leído un rato a García Márquez, y posteriormente he cerrado el libro y he dejado libertad al pensamiento. No es mal momento este inicio de la Semana Santa,  para escuchar los sonidos del silencio.

Y puedo decir que ha resultado una estupenda terapia. La recomiendo vivamente. Solo experimentando el silencio, se sabe lo maravilloso que puede llegar a ser. El propio Beethoven llegó a decir: “Nunca rompas el silencio, si no es para mejorarlo”

Solo en el silencio podemos decir como el profeta Samuel: “Habla, Señor, que tu siervo escucha” (I Samuel 3,10)

Pero si alguien tiene dificultad para escuchar esos sonidos, quizá pueda ayudarse, pinchando en este enlace, con la interpretación que Sarah Chang, hace de Paganini, tan mágica que llega a recordar el sonido del silencio:

http://www.youtube.com/watch?v=cmSI_76DO4s

 


Publicado por corremundos @ 21:27
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
No sabes amigo Ferman como me alegra que hayas decido volver a retomar tu blog, para mi leerte es como un remananso de paz interior, mientra este leia te imagina en ese lugar..bellas palabras las que pones.

Besos de tu incondicional amiga

LOLA Chica
Publicado por akira57
Lunes, 06 de abril de 2009 | 22:00