S?bado, 17 de enero de 2009

¿Seremos capaces de sanarlo?

Con las doce campanadas de la última Nochevieja dio comienzo el año 2009. Sin duda fue una Nochevieja menos festiva que en otras ocasiones. Hoteles y Salas de Fiesta se lo pensaron a la hora de organizar sus fiestas ante la escasa demanda de reservas, y fue la televisión la que marcó el cambio de año para una inmensa mayoría. 

Y es que este año 2009 nos ha llegado con graves dolencias congénitas. Y la crisis económica es, sin duda, la que más nos afecta a los españoles. Más de tres millones de parados es una cifra que apabulla, pero detrás de cada uno puede existir un gravísimo problema de subsistencia familiar. Y lo peor es que la Administración es incapaz de presentar medidas que realmente puedan reactivar la economía. Y la derecha española lo único que sabe demandar son las soluciones clásicas de reducir el gasto público, contener salarios y abaratar despidos. ¡Lo tenemos claro!. Habremos de esperar un tiempo, para que al rebufe de una posible recuperación internacional podamos volver al añorado tiempo de la vacas gordas. 

Pero 2009 nace también entre tambores de guerra. Hay decenas de conflictos latentes, pero en estos momentos el de más actualidad se desarrolla en Palestina, sobre la franja de Gaza, donde el pueblo palestino se ha visto inmerso en fuego cruzado entre la organización terrorista Hamás y el belicoso estado de Israel que ha invadido nuevamente el territorio con su poderoso ejército. El drama se repite.

Y seguimos sin dar respuesta adecuada al problema del déficit energético.  Los gobiernos (el español, el primero) no programan las políticas adecuadas que permitirían obtener energias renovables en cantidades tales que sean una auténtica alternativa al petróleo o a la energía nuclear. En tanto media Europa está congelada ante el desabastecimiento de gas que ha ocasionado el contencioso entre Ucrania y una Rusia que recupera su estilo imperialista. 

La degradación del planeta es innegable. A las evidencias de cambio climático, se unen la desaparición de amplias zonas boscosas de la Tierra, la contaminación de mares y rios, la progresiva desaparición de especies, y otros muchos problemas medioambientales. Todo ello sin que los responsables internacionales pongan solución. 

La pobreza de extensas zonas del planeta, donde las epidemias, el hambre, la violencia y la falta de seguridad jurídica, transforman la vida del hombre en un drama diario, sigue siendo una alerta a la conciencia de cada ser humano, a la que los poderosos y los gobernantes hacen oidos sordos. 

Y esto es solo la punta del iceberg, de lo que el año 2009 ha encontrado a su llegada. Algunos piensan que tras la toma de poder de Barak Obama en EEUU el próximo dia 20, algo empezará a cambiar en el mundo. Ojalá sea así, pero particularmente soy bastante escéptico. Sin embargo pienso que será la propia presión popular la que hará a los políticos mover el culo del asiento. La población, en general está cada día más concienciada.

Y por ahí veo una luz de esperanza.


Publicado por corremundos @ 19:46
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Yo soy optimista con Barak Hussein Obama. Tal vez sea la intuici?n o porque el hecho de que USA haya elegido un presidente mulato ya es un gran cambio.
Al menos quitaron al sanguinario de Bush de enmedio.
Si observas mejor son muchos cambios...Idea
Publicado por meme76
Domingo, 18 de enero de 2009 | 4:23
Gui?oHola Amigo, voy pasando por todas tus partes...q mal dicho!, me encanta leer ac? tb, espero las 18 hs de mi pais para verte remozar mi sonrisa c?mplice y continuada de tan agradable amistad. Busco algo para publicarte si me lo permites...Chica Mon.
Publicado por monimon1
Lunes, 19 de enero de 2009 | 21:14
cuanta razon hay en tu texis un bravo el tiempo nos lo dira!!!si Rebotado de alegria o Llorica
k tengas un buen dia Marijo
Publicado por brebis2274
Domingo, 25 de enero de 2009 | 17:16