Domingo, 21 de septiembre de 2008

EL PODER DE LA SUPERACIÓN

Aunque con escasa cobertura de prensa, los recientemente clausurados, Juegos Paraolímpicos han supuesto nuevamente la oportunidad de competir a nivel internacional para aquellos deportitas con disminuciones físicas de distintos grados.

La delegación española, suele estar bien representada, y este año no ha sido una excepción. Pero entre los atletas españoles quiero destacar un caso que supone un claro ejemplo, por sus circunstacias específicas.

Se trata de Enhamed Enhamed, un joven canario que quedó ciego a los 8 años por un desprendimiento de retina (ahora tiene 21), y cuya familia se instaló en el archipiélago en 1970 procedente de El Aiun, cuando aún el Sahara era provincia española. Al perder la vista, Enhamed entró en un colegio de la ONCE en Madrid y allí aprendió a nadar. Ahora ha conseguido regresar de Pekín con cuatro medallas de oro.

El nadador paralímpico Enhamed Enhamed fotofrafía EFE

Y si cualquiera de los atletas paraolímpicos es siempre un modelo de superación el caso de Enhamed, lo es doblemente por su condición de origen saharaui, pues viene a demostrar que el futuro es de una sociedad interracial e intercultural, donde nadie pueda sentirse extraño. El propio Enhamed declara "yo siempre he vivido en España y este es mi país".

Pero aun así siente de cerca el drama del pueblo saharaui, una buena parte del cual vive en el destierro, en condiciones ínfimas. Analizar esta cuestión merece un espacio específico, pero no me resisto a mencionarlo aunque sea de pasada.

En 1975, con el general Franco en el lecho de muerte, España firma los "Acuerdos de Madrid", por los que traslada la administración (que no la soberanía) del territorio a Marruecos y Mauritania.

¿Porque se firmaron esas condiciones?. Sin duda confluyen varias razones. La primera y obvia, la situación en España, donde el tiempo del régimen toca a su fin, y se abre un periodo de inseguridad política, por lo que no se quiere arrastrar al pais a ningún conflicto armado. Pero además tiene un gran peso, la ceguera política del Frente Polisario, con su desafección hacia España, a la que en los últimos meses había hostigado de forma contínua, lo que tuvo como consecuencia que la administración española no se sintiera especialmente obligada hacia los saharauis.

Si el Frente Polisario (sin renunciar a sus postulados independentistas) hubiera respaldado a la administración española, probablemente esos acuerdos no se habrían firmado, y se habría entrado en un periodo de transición hacia la indenpencia tutelado por el propio estado español. No fue así y el drama del pueblo saharaui se prolonga más de treinta años. Pero algún dia entraremos en detalle con el tema del Sahara Occidental.

Hoy nos basta con felicitar a Enhamed Enhamed, y ensalzarlo como un clarísimo ejemplo de integración.


Publicado por corremundos @ 13:30
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios