S?bado, 09 de agosto de 2008


Una ciudad con pasado y futuro


Llovía con intermitencias el día que llegué a Talavera, por lo que equipado con chubasquero, me dirigí hacia la zona histórica de la ciudad, entrando por la Puerta de Sevilla y Torres Albarranas.  Porque habrá que señalar que me encuentro en una población con historia, habitada antaño por tribus carpetanas, fue la Caesarobriga romana, y por su situación en la fértil vega que conforman el Tajo y el Alberche, tuvo siempre una próspera actividad agropecuaria.

Y es que Talavera es mucho más que la cerámica. Sin duda una visita a su Museo Etnográfico, nos ayuda a comprender la importancia de los distintos sectores económicos en el devenir de la ciudad. Este museo se sitúa sobre las antíguas tenerías del Monasterio de San Jerónimo, del siglo XVIII, cuyos restos han sido puestos en valor, pudiéndose observar con cierto detalle todas las labores propias de una gran fábrica de curtidos. En el edificio del Lagar, se ubica la sala de exposiciones del museo, con secciones dedicadas a la agricultura, ganadería, rituales religiosos y festivos (Las Mondas), el comercio y la artesanía.

Del propio siglo XVIII fueron también las Reales Fábricas de Seda, que empleaban a más de cuatro mil trabajadores, lo que da idea de la importancia de la ciudad en la época. Talavera ha sido cuna de muchos personajes ilustres como el religioso e historiador Juan de Mariana, el literato Fernando de Rojas o el conquistador Juan de Orellana.

Talavera de la Reina. Colegiata de Santa María la MayorSanta María la Mayor
De esta forma mi recorrido por las calles de la ciudad, cobra su auténtico sentido. Cercana a la
Colegiata de Santa María la Mayor, se encuentra la Plaza del Pan, donde se ubicó el foro romano, y que fue histórico centro de la vida talaverana. Distintas iglesias, lienzos de murallas, torres defensivas  y varios restos arqueológicos van apareciendo ante mis ojos. Llegado a la Plaza del Reloj (no se porqué se llama así, ya que no vi ningún reloj), se entra en la calle de San Francisco, que con La Trinidad son el eje de la importante zona comercial urbana de Talavera.

Arrecia la lluvia cuando es hora de comer, y entro en el “Asador Montearagueña” uno de sus distintos y afamados restaurantes. Haciendo gala a la tradición ganadera de la ciudad, me sirven una pierna de lechal, estupendamente preparada, y regada por un buen caldo de su variada bodega.

Un paseo por los Jardines del Prado nos llevan hasta la Basílica de Nuestra Señora del Prado, la que fuera denominada “Reina de las ermitas”, por el rey Felipe II, y conocida como la “capilla sixtina” de la ceramica.

En definitiva, Talavera de la Reina es hoy una ciudad que desde su pasado histórico, mira al futuro con moderado optimismo, potenciando sus propios recursos. De esta manera se erige como la principal ciudad de compras de la provincial, pues a su comercio tradicional se unen grandes superficies comerciales. Asimismo y en orden a su tradición agropecuaria, es muy afamada su Feria Internacional Agrícola y Ganadera, que cada año se celebra durante el mes de May, en torno a las Fiestas de San Isidro.

Dispone de una buena red de instalaciones deportivas, asistsenciales y sanitarias. Culturalmente se abre a studios universitarios a través de su Centro de Estudios, dependiente de la Universidad de Castilla La Mancha.

La visita a Talavera, ha merecido la pena.

 

 


Publicado por corremundos @ 19:43
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Hola Tio Fernan

encantade con tu blog

te felicito Querido Tio.

todo es muy interesante..

me veras aqui en tu bella

paz.... me estare tranquilita.

el flog gracias a Dios esta

muy transitado.....
Publicado por Sh0nty
Martes, 09 de diciembre de 2008 | 2:14